Conoce el testimonio de Micaela Roza, de Frúmboli Estudio sobre su formación y sus inicios como makeup artist.

Maquilladora profesional: “De un hobby a una carrera”

Micaela Roza, del staff de Frúmboli Estudio, cuenta cómo fueron su formación y sus inicios como make-up artist. Además, destaca los consejos de las profesoras para salir al mercado laboral.

Encontrar una vocación es un gran privilegio. Y el recorrido para ponerla en la práctica siempre vale la pena. Así lo cree Micaela Roza, maquilladora profesional y asistente de Frúmboli Estudio.

Con el certificado del Curso Superior de Perfeccionamiento de Maquillaje obtenido en 2016, Micaela sumó en muy poco tiempo experiencia como make-up artist para eventos sociales, producciones de moda y artísticas. Acá nos cuenta su experiencia.

Micaela Roza forma parte del staff de Frúmboli Estudio. Hizo varios cursos antes de perfeccionarse para iniciar su carrera de make-up artist.

– ¿Cómo conociste nuestra escuela?
– A través de los trabajos de Bettina y sus colaboradores para revistas femeninas. Cada vez que me llamaban la atención los looks de una nota de moda, coincidentemente estaban realizados por Estudio Frúmboli. En ese momento, cursaba la carrera de nutrición en la universidad. No tenía tiempo para sumar más actividades. Pero mi pasión por el maquillaje tuvo más fuerza y entonces, decidí incursionar en este rubro.

– ¿Hiciste cursos en otras escuelas?
– Sí, hice cursos básicos, de perfeccionamiento y uno artístico con distintos profesionales. Con ese background, llegué a la escuela de Bettina Frúmboli e inicié los cursos de maquillaje profesional. Otros makeup artists me había súper recomendado el lugar y ¡no se equivocaron!.

– ¿Qué destacas de haber estudiado en Frúmboli Estudio?
– Me pareció muy positiva la enseñanza de una amplia variedad de técnicas, con productos de varias marcas. Además, los cursos los dictan diferentes profesoras y eso permite conocer sus estilos personales y aprender los tips de cada una. En las clases, también me dieron buenos consejos para empezar: desde qué comprar hasta cómo armar el maletín.

– ¿Qué piensas con respecto a la organización de la escuela?
– Los cursos están muy bien armados y desde el instituto tienen en cuenta en todo momento las necesidades de los alumnos. Es muy placentero estudiar así.

“Los cursos de Bettina son muy recomendados por otros profesionales.”

Micaela Roza ya realiza destacados trabajos de make-up.

En la Escuela de Maquillaje Frúmboli, ubicado en la ciudad de Buenos Aires, se dictan todo el año cursos de maquillaje. Comienza tu carrera o perfecciona y actualiza tus técnicas.

– ¿Te sirvieron las recomendaciones de productos?
– Sí. Es muy útil saber qué productos utiliza cada profesora y recibir sus sugerencias. Después, cada maquilladora decidirá con cuáles trabajar.

– ¿Consideras que la rotación de las profesoras te permitió incrementar el aprendizaje?
– Es una de las cosas que más destaco. Porque cada make-up artist tiene su personalidad y estilo de trabajo, de todas aprendes un poco. Era lo que estaba buscando.

– ¿Sentiste que al terminar el curso ya estabas lista para salir al mercado laboral?
– No solo me sentí capacitada, si no que también tenía mucho entusiasmo por empezar. De todas maneras, seguí tomando clases particulares con una de las profesoras del estudio porque quería pulir algunas técnicas. A partir de ahí, nunca dejé de perfeccionarme.

– ¿En qué ámbitos aplicas hoy tu conocimiento en maquillaje?
– Hago make-up social, de moda y artístico. Me encantan las tres variantes. Cada una lleva sus desafíos.

– ¿Cuál es tu consejo para las chicas que recién empiezan?
– En esta profesión es fundamental practicar mucho y estar actualizada. La carrera requiere de mucha paciencia.

“La rotación de profesoras permite conocer diferentes estilos de trabajo”.